Etiquetas


En la Biblia no hallamos la palabra Ujier, sin embargo, quienes cumplían con la función de guardar las puertas del templo eran los levitas custodios de la puerta. El más conocido es Obed-Edom, junto con su familia. Su historia es un ejemplo de obediencia, servicio y bendición para todos los creyentes, pero en especial para quienes han sido llamados al ministerio de ujieres.

Antes de ser custodio de la puerta del templo

En quince ocasiones se menciona este nombre en la Biblia. La mayoría de las veces se trata del mismo personaje o de sus descendientes. Vivía cómodamente lejos de los problemas políticos de Jerusalén hasta que un día, por disposición del Rey, su casa fue asignada para hospedar un cofre de más de un metro de largo y de medio metro de alto. Si tan sólo hubiese sido un cofre común y corriente, tal vez no habría habido ningún problema. Pero se trataba del arca del pacto en cuyo interior se hallaban las tablas de la ley que el Señor había entregado a Moisés.

Hasta su oído de seguro llegaron los rumores de las plagas que asolaron a las ciudades de Asdod, Gat y Ecrón mientras aquel cofre estuvo con ellos. También debió saber acerca de la mortandad que había asolado a Bet-semes a causa de su curiosidad, pues habían abierto el cofre para mirar las tablas. Finalmente debió conocer que el rey no quería aquel cofre en Jerusalén debido a que Uza había muerto por tan sólo tocarlo.

Obed-Edom recibió aquel cofre con temor, sabiendo que era el arca del pacto. Lo guardó y lo cuidó con mucho esmero. Dice 2da Samuel 6:11 que “el Arca de Jehová [estuvo] en casa de Obed-Edom, el geteo, tres meses; y bendijo Jehová a Obed-edom y a toda su casa.

Este hombre supo que cuando se sirve a Dios con devoción y temor reverente, Dios nos bendice. De esta manera, Obed-Edom fue un ejemplo para todo el pueblo de Israel y en especial para el Rey David. Luego de que este último recibió la noticia de las bendiciones que le estaban llegando a Obed-Edom y toda su familia, sintió gozo en su corazón y decidió volver a esforzarse por trasladar el arca hasta Jerusalén. Es así como, por medio de su ejemplo, Obed-Edom llamó al rey David al arrepentimiento.

Guía del pueblo de Dios

De todos modos, ahora que Obed-Edom sabía lo que sucedía cuando se sirve a Dios con esmero, sintió que en adelante no podría hacer otra cosa sino servirlo a él. En 1ra de Crónicas 15:1-28 se lee la algarabía con la que fue trasladada el arca del pacto. En los versos 17-18 vemos que entre los cantores y músicos levitas que dirigían el traslado se hallaba Obed-Edom.

David mandó a los jefes de los levitas organizar a los cantores [y estos] se lo encomendaron a Hemán, hijo de Joel; a su pariente Asaf, hijo de Berequías, y a Etán, hijo de Cusayas… Junto con ellos, en segundo puesto, a sus parientes Zacarías, hijo de Yaziel, Semiramot, Yejiel, Uní, Eliab, Benayas, Maseyas, Matitías, Eliflehu, Micneyas, Obededom y Yeguiel, porteros.

Ahora no sólo era un rey el que era guiado por Obed-Edom, sino todo el pueblo de Israel. Dice en el verso 21 que Obed-Edom y otros cinco levitas fueron comisionados para dirigir con “arpas afinadas en la octava”. (1Ch 15:21 PER)

Allí no quedan las cosas. Al parecer, Obed-Edom, luego de ver las bendiciones que reciben quienes sirven a Dios de corazón, hizo suyas las palabras del salmista que dice: “Escogería antes estar a la puerta de la casa de mi Dios que habitar donde reside la maldad.” (Salmo 84:10b)

Elegido Custodio de la Puerta del Templo

El rey David decidió dejar a Obed-Edom y sus hermanos como guardias de las puertas del Templo. Dice 1ra Crónicas 16:38. David dejó allí […] a Obed-Edom con sus sesenta y ocho hermanos… como porteros del templo. Y Dios volvió a bendecir a Obed-Edom. Dice 1ra Crónicas 26:4-5 que tuvo ocho hijos “pues Dios le había bendecido”. Debemos recordar que en ese entonces tener muchos hijos era una gran bendición, hoy Dios nos puede bendecir de muchas otras maneras.

En 1ra Crónicas 26:4-7 vemos que la bendición de Dios estuvo con sus hijos aún hasta la tercera generación pues sus nietos siguieron sirviendo a Dios en el templo de Jerusalén.

Además, Obed-Edom tuvo un puesto privilegiado entre los porteros del templo. En 1ra Crónicas 26:15 se nos dice que cuando se echó suertes para ver cuál puerta la correspondía a cada familia, a la suya le toco la del sur, es decir la más importante pues conectaba al templo con el palacio real.

Sus hijos fueron comisionados para administrar las provisiones del templo (1ra Crónicas 26:15). Finalmente, según 2da Crónicas 25:24, alrededor de 2 siglos más tarde, su familia seguía estando a cargo de las provisiones del templo. Dice el texto, que nos informa de un saqueo: Además se apoderó de todo el oro y la plata, y de todos los objetos que había en el templo de Dios en la casa de Obed-Edom.

  1. Sirvió con esmero al Señor
  2. Fue ejemplo de reyes así como de todo el pueblo
  3. Fue bendecido en su familia: tuvo ocho hijos, lo que para los antiguos era una bendición.
  4. Fue bendecido en su descendencia: aún dos siglos más tarde sus descendientes seguían al servicio del templo.
  5. Fue bendecido en su trabajo: Dios lo puso en las mejores posiciones laborales de su tiempo y empleo.
About these ads